Hidrología
Este espacio natural tiene como protagonista absoluto el agua, elemento  esencial que da origen a Ruidera. La hidrológica de Ruidera, es un  complejo sistema hídrico condicionado por la geología de esta comarca  del Campo de Montiel. El agua que durante nuestra visita podemos  observar en las lagunas, procede de los manantiales y aportes  superficiales de los arroyos y veneros que llegan al fondo de este  valle del río Guadiana, como por ejemplo el arroyo de  las Hazadillas, o el Alarconcillo. Las lagunas también reciben  importantes aportes subterráneos, de un flujo de agua que circula a lo  largo de este valle, atravesando los materiales calizos. El material  calizo de las lagunas de Ruidera es por su naturaleza permeable,  permitiendo la circulación del agua bajo las mismas, en algunas lagunas  estas corrientes subterráneas  son interrumpidas al  aparecer otros  materiales impermeables del triasico superior,  que impiden estas  corrientes y la inundación de  la propia laguna. Esto sucede en algunas  lagunas intermedias y bajas, (laguna lengua, laguna redondilla.


EL RIO GUADIANA

En medio de esta singular meseta del campo de Montiel, nace  el río Guadiana, singular río del centro peninsular, cuyo peculiar nacimiento (según los estudiosos e hidrogeólogos), no es otro que las propias  lagunas de Ruidera y sus manantiales, considerándose este paraje según  las conjeturas geográficas, como cabecera o Alto Guadiana, situado a  900 metros de altura. 

El Guadiana  una vez ha  atravesado el valle y las ultimas lagunas aguas abajo del pueblo de  Ruidera, en las inmediaciones del embalse de Peñarroya construido en el año 1959, se filtra y desaparece para resurgir, según  estudio hidrogeológicos, a 80 kilómetros  mas al oeste de la provincia  de Ciudad Real, en forma de manantiales y ojos, en el paraje denominado  Ojos del Guadiana en las cercanías del termino de Daimiel, dando origen  a las famosas Tablas de Daimiel, Parque Nacional de  gran interés natural. Posteriormente este río sigue su curso hacia  tierras extremeñas desembocando en Ayamonte (Huelva), marcando la  frontera entre España y Portugal.


EL ACUIFERO 24

Durante los años setenta y ochenta, en el campo de Montiel, se produce  una promoción de la agricultura de regadío, para mejorar la economía de  estos territorios, transformándose grandes fincas de secano en regadío.  Esta transformación afectó negativamente a los aportes de agua de las  Lagunas de Ruidera especialmente en las lagunas altas. Debido a esto se  observo un progresivo descenso de los niveles hídricos de este acuífero  denominado 24. En el año 1.989, se declara legalmente sobre-explotado; siguiendo la situación similar del Acuífero  23.  En 1.993 se aprueba el programa de compensación de rentas agrarias,  para que reduzcan el riego, y conseguir la recuperación de los niveles  del acuífero y de las Lagunas de Ruidera. Es a finales del otoño de  1.995 cuando comienzan a producirse abundantes precipitaciones en toda  la región. Produciéndose una conexión superficial de todas las lagunas,  y una recuperación importante del acuífero. El acuífero 24 además del  problema del uso del recurso del agua, sufre la pérdida de calidad.  Debido a los contaminantes procedentes de los abonos y plaguicidas  agrícolas que son arrastrados por la lluvia al acuífero.

Dada  la situación del acuífero 24, en el presente año 2007, se propone aplicar un  plan bajo la denominación de Plan Especial del Alto Guadiana,  es un conjunto de actuaciones y soluciones para el uso sostenible de la  cuenca alta del Guadiana. Con dicho plan se pretende dar una solución  definitiva a la sobreexplotación  de los acuíferos Manchegos.


LAS LAGUNAS

Este complejo sistema, de lagunas y acuífero, se encuentra constituido  básicamente por 15 lagunas, que vierten sucesivamente unas a otras, en  sentido longitudinal, como una escalera que desciende el valle del Alto  Guadiana. Los periodos de sequía y la sobreexplotación del acuífero 24 con descontrolados bombeos de agua subterránea, para el aprovechamiento  de cultivos de regadío. Ha dado lugar desde los años ochenta, a un  paulatino descenso de niveles freáticos en el acuífero y la consecuente  interrupción de las corrientes  superficiales y subterráneas de agua  entre las lagunas. Viéndose afectadas por este descenso y  desapareciendo las cascadas y los arroyos en los años secos.

El primer conjunto de lagunas, son las denominadas “lagunas  altas”, que son la laguna Blanca, Concejo y Tomilla, situadas al inicio de este  valle del alto Guadiana, por encontrase en la parte mas alta, reflejan  el nivel freático del acuífero. Por ello la Laguna Blanca y los  manantiales situados en sus proximidades, se secan cuando el nivel de  agua en el acuífero desciende. En los últimos años debido al escaso  nivel del Acuífero 24,  prácticamente se encuentra sin agua especialmente la laguna Blanca.   Aguas abajo de esta laguna nos encontramos con otras lagunas, la laguna  del Concejo y Tomilla, estas lagunas bien conservadas, se encuentran  habitualmente inundadas durante todo el año, si bien su nivel decrece,  en años de importante sequía y en los meses de verano especialmente.  Estos descensos provocan la  reducción del aporte de agua a las  siguientes lagunas aguas abajo, un conjunto  formado por las lagunas  intermedias,  desde la Tinaja a la Batana, que se alimentan principalmente con los  aportes superficiales  del agua que rebosa de las lagunas precedentes  “las lagunas altas”. Durante los meses de estío, y desde hace  algunos  años en periodos secos, se interrumpan los aportes durante tanto tiempo  que se produce un descenso general del agua y comienzan a vaciarse,  hecho este que afecta de forma diferente a lagunas como la laguna  redondilla y laguna lengua, que son las que mas sufren los efectos de  sequía prolongados.

El tercer conjunto de lagunas lo  forman las lagunas Colgada y la laguna del Rey. Su alimentación se  realiza principalmente de manera superficial, tanto mediante  los  rebosaderos  y cascadas de las lagunas de aguas arriba del río, como  por el arroyo de las Hazadillas que aporta  un importante caudal  durante todo el año. La posición elevada de los materiales impermeables  del Triásico superior dificulta la cesión de agua subterránea desde el  conjunto anterior, pero permite que el agua permanezca embalsada, por  lo que el nivel en estas lagunas las más cercanas a Ruidera, apenas  experimenta variación durante el año y presenta una buena inundación  incluso en periodos de sequía prolongados.

La impermeabilidad de los materiales de las lagunas Colgada y del Rey  dificulta la inundación de las "lagunas bajas", lo que desconecta la  corriente entre ambos grupos. Los aportes de agua de las lagunas  morenilla, coladilla, y cenagosa, se produce casi exclusivamente, de  manera superficial por los arroyos y rebosaderos de las superiores,  como  salto de agua del paraje llamado el  hundimiento.
Cascadas
Cascadas
Cascadas
El hundimiento
Torrentera
La Lengua




Portal de información y contratación de servicios propiedad de Destinos Manchegos
Nº Reg. Agencia de Viajes CICLM 13199M - CIF: B13461199
Inscrita en el Registro Mercantil de Ciudad Real TOMO:455 / Llibro: 0 / Folio:125 Hoja: CR18043
C/ General Espartero 26 CP13250 Daimiel - Ciudad Real
T.926 850 371
Copyright © 2000 - 2016. Web elaborada por Elindongo.com
Prohibida la reproducción total o parcial de los contendios de esta web.